La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano y que nos protege del medio que nos rodea.

 

Sus principales funciones son:

  • Conservar el agua corporal. 
  • Función de barrera entre el medio ambiente y el cuerpo humano.
  • Mantener la temperatura corporal.

 

La piel del recién nacido es distinta a la piel de un adulto:

  • Es más delgada
  • Tiene menos pelo 
  • Es inmadura 
  • Produce menos sudor y secreción de las glándulas sebáceas 
  • Su pH es distinto.

shutterstock_280199096

La piel del recién nacido está más predispuesta a lesiones traumáticas o por irritación, por lo que es importante saber cómo cuidarla. 

Te compartimos estas recomendaciones para cuidar la piel de tu bebé:

  1. El baño se realiza por primera vez hasta que la temperatura corporal es la adecuada y no existan otras enfermedades que la imposibiliten. 
  2. Posteriormente el baño debe de ser diario, con agua tibia, utilizar dermolimpiadores neutros, sin perfume y en escasa cantidad.
  3. Utilizar un emoliente (humectante) sin perfumes, colorantes o conservadores. 
  4. Evitar temperaturas ambientales elevadas, así como se debe evitar exceso de ropa.
  5. Tomar baños de sol, los cuales son aconsejables, con precaución y limitar el tiempo de exposición en base a la tolerancia de la piel. 
  6. Utilizar ropa holgada y de algodón. 
  7. El cambio de pañal debe de ser frecuente para evitar dermatitis del pañal y realizar limpieza con algodón con agua o toallitas libres de fragancia. 

 

Consulta todas tus dudas con nosotros👩🏻‍⚕️💗
Comparte esta información.

DermaChild

Categorías: Recien nacido

0 commentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: